martes, abril 30, 2013

¿Enfermedad holandesa en el Perú?


Durante las dos últimas décadas hemos gozado un notable boom de exportaciones minero-hidrocarburíferas y de inversión extranjera directa. Desde hace unos años, a pesar de las masivas compras de dólares por parte del Banco Central, a fin de suavizar la caída del tipo de cambio, estamos sufriendo la “enfermedad holandesa”, una de las típicas patologías de la “maldición de los recursos naturales”. Entre enero de 2003 y principios del presente año el tipo de cambio real bilateral (respecto al US$) se revaluó en un impresionante 31,1%; mientras que el tipo de cambio real multilateral (relativo a las divisas de los países con los que comerciamos) lo hizo en 19% desde mediados del 2007 hasta hace poco (véase Gráfico adjunto).

Las consecuencias de esa sobrevaluación del sol, jalonada por el abaratamiento de las importaciones, la expansión del gasto público y el inusual flujo y abaratamiento del crédito interno son conocidas. Por el lado positivo, el síndrome dio lugar a un espectacular auge de la producción de los sectores no transables: construcción y conexos, energético, variados servicios y comercio retail. Por el lado negativo, han sufrido los sectores transables, que han crecido menos que los antedichos, especialmente ciertas ramas de la industria manufacturera, del agro y de la pesca, de lo que ha venido quejándose durante años el gremio de los exportadores “no tradicionales” (ADEX), proponiendo –con poco éxito- diversas medidas para recuperar la competitividad perdida. Todo ello acompañado por una expansión exagerada de las importaciones de bienes (vis a vis las exportaciones) que –a partir de este año- amenazan con un déficit cuantioso en la balanza comercial.

La gravedad del problema se confirma si se tiene en cuenta que sólo el año pasado 2.424 pequeñas y medianas empresas exportadoras de productos no-tradicionales dejaron de exportar. Se trata principalmente de aquellas radicadas en las ramas de agroindustria, madera, confecciones, textiles, joyas y pesca, que son precisamente las que más empleo generan. Según los cálculos más serios, de caer a 2,50 soles el tipo de cambio, desaparecería gran parte de las 7.801 empresas exportadoras que existían el año pasado. En cambio las exportaciones mineras sólo dejarían de ser rentables a partir de 1,60 soles por US$, comenzando por el hierro, pasando por la plata y el cobre, hasta llegar al oro, en ese orden.

Pero, esa enfermedad no parece ser el problema mayor. Como la diabetes, avanza silenciosamente por los azucarados manjares que hemos venido gozando: alto crecimiento económico, cuentas fiscales y de balanza de pagos saneadas, baja inflación, elevados niveles de consumo y de inversión, etc. 

Pero el placer puede terminar inesperadamente por un shock de glucosa. Y eso es lo que parecería estar sucediendo como consecuencia de la reducción de los precios y el quantum de las principales exportaciones, así como por del frenazo de la inversión extranjera. De continuar ese proceso, observaremos que lo que viene después del síndrome holandés, que sólo afecta negativamente a ciertas ramas productivas, culmina en una transición aún peor. Porque, paradójicamente, curar el virus es bastante más penoso, ya que significa una rígida dieta involuntaria: devaluación del tipo de cambio, recorte drástico del gasto, inflación y caída del salario real, decrecimiento económico y desempleo, entre otros. 

En síntesis, estas son algunas de las causas y lamentables consecuencias de la “mentalidad mono-exportadora” que predomina en el país y por la que no se valora la importancia de un mercado interno amplio, descentralizado y competitivo para afrontar choques foráneos; los que podrían provenir de una caída de la economía china, de la prolongación del letargo de las europeas y/o de una recaída de la estadounidense. 

Sin embargo, de suceder lo que nadie desea y de manejarse adecuadamente, podría lograrse un “soft landing”, gracias a los paracaídas que representan el stock disponible de RIN (US$ 70.000 millones) y aquel del fondo de estabilización (cercano a los US$ 7.000´). Además, el gobierno ya está adoptando algunas medidas para afrontar lo peor, para lo que viene frenando la excesiva expansión de la demanda interna, aumentando la recaudación tributaria (SUNAT) y restringiendo el crédito (SBS y BCRP). Hay que reconocer, además, que ha habido un florecimiento de las economías regionales en el país durante el último trienio, lo que también nos permitiría ser más optimistas frente al potencial embate externo.


 
FUENTE: BCRP.(diagramas dinámicos)


NOTA: EL TIPO DE CAMBIO BANCARIO COMPRA (PROMEDIO MENSUAL) ERA DE 3.60 SOLES POR DÓLAR entre agosto y noviembre del año 2002. Hoy en día los exportadores cobran 1 sol menos que entonces por cada dólar vendido (-29%). Ya se imagina usted: si ha exportado 1 millón de US$ (digamos de tunas), perderá al menos 1 millón de soles al cambiarlos a soles (desgraciadamente aún no se ha encontrado forma de hacer retroceder el tiempo en 10 años).