jueves, febrero 26, 2009

¿Devaluar significativamente el sol?


Conocida es la cantilena de ciertos intereses particulares para que el BCR no intervenga (o no tanto) en el mercado cambiario y se acelere la devaluación del tipo de cambio. Presión comprensible viniendo de gremios exportadores y de algunos especuladores que pensaban ‘ganarse alguito’. Lo novedoso es que, recientemente, incluso algunos académicos apoyan esa pretensión aparentemente sensata.


En tal sentido pontifica un colega liberal: “hoy necesitamos menos petulancia y transitar hacia un dólar flotante” y que “desde hace ya varios años el banco central ha distorsionado significativamente el tipo de cambio”, añadiendo que no “hemos aprendido lo torpe que resulta manipular políticamente el dólar”. Sin embargo, si el BCR hubiera seguido su libresco consejo, solo desde 2007 hasta abril del 2008, el nuevo sol se habría desbarrancado en 38%, de 3,20 a 2. Gracias a las compras del Banco se logró empararlo cuando llegó a 2,70 soles (-13%). Luego el BCR no intervino por unos meses y, a partir de octubre del año pasado cuando se comenzó a sentir la crisis externa, comenzó a actuar lógicamente al revés: vendió US$ para frenar ‘artificialmente’ la devaluación del sol, gracias a lo cual el tipo de cambio se encuentra hoy en 3,30 soles por US$.


Así, con flexibilidad plena, habríamos tenido que soportar una devaluación del 100% en los últimos 10 meses, en que el dólar hubiera saltado de 2 a 4 soles. No queremos ni siquiera imaginar el impacto que esa ‘política’ habría ejercido sobre la de por sí elevada inflación urbana del 2008 (superior al 7%), sobre la igualmente acelerada desaceleración productiva que venimos experimentando y sobre la estabilidad financiera de los bancos y los endeudados en M/E (55,4% del crédito bancario al sector privado está en US$ y el 70% del hipotecario). Por lo demás, afirmar que se está manejando ‘políticamente’ el tipo de cambio, significaría que el BCR sufre de una esquizofrenia aguda, ya que cuando compra US$ se estaría volviendo ‘pro-exportador’ y que si los vende mutaría a ‘pro-importador’.


Otro experimentado economista escribía hace poco que “no es solo necesario sino imprescindible que el BCR (…) permita un alza significativa del dólar”. Es decir, no le basta el ritmo al que viene devaluándose, porque, con toda razón, está preocupado por el amenazante déficit externo que el 2008 llegó al 3,3% del PBI y que bien podría acercarse al 4% este año. A ese respecto, cuando el autor aludido habla de ‘alza significativa’ está sugiriendo devaluaciones como las realizadas “en el resto de América Latina”, las que lo hicieron a un tasa de “entre 30 y 50 por ciento, mientras que el sol se ha devaluado sólo un 12% en el 2008”.


Ese planteamiento es falaz porque se comparan devaluaciones nominales (sin considerar las inflaciones relativas), ya que lo que finalmente interesa es la evolución del tipo de cambio real multilateral, el que desde 1999 se mantuvo prácticamente fijo. A pesar de ello, nuestra apuesta es que –debido a una leve sobrevaluación del tipo de cambio bilateral en 10%- llegaríamos ordenada y gradualmente a unos 3,50 soles por US$ en diciembre, sin mayores sobresaltos recesivo-inflacionarios y especulativos derivados de la gradual manipulación cambiaria actual.


Evidentemente las compras del BCR tampoco pueden exagerarse, si bien la 'posición de cambio' aún es abundante (US$ 20.000 millones). En tal sentido, debe entenderse que el manejo cambiario -como la política económica en general- no solo es parte de una técnica y subconjunto de una ciencia, sino que es mucho más que eso un arte. Porque debe tenerse en cuenta que el criterio para 'manejar' el tipo de cambio no solo obliga a fijarse en la cuenta comercial de la balanza de pagos, sino que obliga a tener en cuenta cada una de sus componentes, especialmente la cuenta de capitales que hoy en día se viene derrumbando peligrosamente por la reducción de préstamos de largo plazo y de la inversión extranjera directa. Y, finalmente, más difícil que todo es necesario auscultar las 'expectativas' de los agentes económicos, detrás de los cuales se encuentra una miríada de variables económicas, política y psicosociales. En tal sentido, propiamente no hay 'reglas fijas' para guiarse en materia cambiaria de corto y mediano plazo.


miércoles, febrero 11, 2009

Vivir con lo Nuestro


25 años atrás, el gran economista argentino Aldo Ferrer escribió un libro de ensayos con ese título, en el que reflexionó sobre la relación entre ‘Nosotros y la Globalización’. Advertía en él sobre la necesidad de no descuidar el mercado interno y la importancia de aprovechar nuestros abundantes recursos para alimentar el desarrollo local y regional, a pesar de la euforia reinante en torno a las ventajas que aparentemente ofrecía la globalización.


Sin embargo, a contracorriente, desde entonces nuestros gobiernos adoptaron las políticas exageradamente aperturistas del recetario del Consenso de Washington. Como consecuencia de ello y por el éxito espurio de las economías extractivistas como la nuestra, atribuible básicamente a los altos precios de los minerales, la preocupación por fortalecer la demanda doméstica y la producción nacional quedó relegada y fue sustituida por el truculento eslogan del “Exportar o Morir”. Fue así como, de la infructuosa ‘sustitución de importaciones’ y del mal llamado ‘desarrollo hacia adentro’, el péndulo se corrió hacia el otro extremo y volvimos al esquema de acumulación primario-exportador y al bien llamado ‘crecimiento hacia fuera’. Con lo que se creció económicamente por unos pocos años, pero no se logró expandir el mercado interno, ya que las fuerzas endógenas de ese ‘modelo’ consolidaron los bolsones de pobreza y la de por sí desigual distribución del ingreso y la riqueza.


Ahora, frente a la magnitud de la crisis internacional y la caída abrupta de los términos de intercambio, los gobernantes y empresarios se sorprenden de sus pesares, olvidando que en la bonanza descuidaron fomentar el desarrollo interno integrado, las cadenas productivas, los mercados domésticos, la pequeña y mediana industria, el control de los recursos estratégicos, el aprovechamiento de nuestra biodiversidad, las habilidades de nuestros artesanos, la descentralización productiva, la innovación productiva y las políticas sectoriales. Un empresariado exodirigido comercial y productivamente y los gobiernos que dilapidaron la enorme masa de dinero de que disponían no contribuyeron a ese tan necesario ´desarrollo desde dentro’, que hoy en día serviría de sustento para suavizar los impactos externos y para alentar el desarrollo productivo autocentrado.


Y así ya es demasiado tarde, porque en el ínterin ya no existen industrias nacionales y las pocas que sobreviven utilizan insumos y maquinarias que vienen casi exclusivamente de fuera, paralelamente a lo cual nos hemos habituado a patrones de consumo ‘globalizados’, lo que resultaba viable mientras sobraban las divisas. Ahora se apela ingenua y desesperadamente al ‘Compre Peruano’. Pero con la desnacionalización, reprimarización, desindustrialización, sobreconcentración y extranjerización de la producción y el consumo de nuestra economía, se ‘descubre’ tardíamente la necesidad de ‘mirar hacia adentro’ para reducir nuestra dólar-adicción y extrema dependencia externa. ¿Aprenderemos la lección para el próximo ciclo de crecimiento que se iniciaría a mediados de la próxima década?




Fuente: 'Carlincaturas', en La República, enero 9, 2009.


P.D.: Para una visión optimista, véase: Rolando Arellano, “La rendija de Cómprale al Perú”, en El Comercio, febrero 13, 2009; p. b2 (www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/rendija-comprale-al-peru/20090213/245587).



sábado, febrero 07, 2009

Placebos para afrontar la Crisis


En los próximos días Obama logrará la aprobación de su monumental paquete de ‘recuperación económica’, equivalente al 10% del PBI, para enfrentar la debacle de los EEUU y sus reverberaciones planetarias. A pesar del loable esfuerzo por mejorar la educación, la infraestructura y la salud de la sociedad norteamericana en el largo plazo, en nuestra opinión esa multimillonaria inyección de recursos no permitirá reactivar sostenidamente la economía, tanto por el erróneo diagnóstico de la crisis por la que atraviesa, como por la incomprensión sobre la forma en que se desenvuelven los procesos de acumulación productiva en las economías capitalistas de mercado.


Y es que en EEUU el gobierno ha resucitado ingenuamente a Keynes, cuando debió desenterrar atrevidamente a Schumpeter. Mientras el primero creía que bastaba expandir la demanda interna a través de un mayor gasto e inversión pública y algunos recortes tributarios, que ciertamente pueden resultar necesarios para reactivar temporalmente una economía en recesión, el segundo argüía que son básicamente las ‘innovaciones’ tecno-económicas revolucionarias las que permiten dinamizar la acumulación de capital y despertar los ‘espíritus animales’ de los empresarios en el largo plazo. Los acólitos de Keynes no se percataron que lass recetas de expansión de la demanda sólo resultaban efectivas si existían esas bases reales -desde el lado de la oferta- para asegurar el incremento acelerado de la producción gracias a los incrementos en la productividad. Como efectivamente sucedió durante los ‘Años Dorados’ de posguerra (de 1945 a 1973), en que el PBI mundial creció al 6% anual y el comercio internacional al 11%.


Desde los años setenta en adelante, sin embargo, el crecimiento se redujo sustancialmente, con lo que se cumplió la hipótesis de las ‘Ondas Largas de Kondratieff’, de acuerdo a la cual las economías industriales avanzadas crecen a elevadas tasas durante dos o tres décadas, pero que luego declinan como consecuencia de la sobreproducción a la que lleva el optimismo ciego de los mercados y que señaliza el agotamiento de las innovaciones en los sectores productivos claves, desacelerando su desenvolvimiento por un lapso prolongado parecido hasta que surge una nueva manada tecnológica. Es esa la historia de sobresaltos repetitivos del capitalismo desde que se procesó la Revolución Industrial de fines del siglo XVIII, en que hemos transitado por cuatro de esos extendidos ciclos y no sabemos cuándo ni cómo se daría el siguiente salto cualitativo que permita rejuvenecer su aparato productivo.


Es decir, las medidas que se vienen adoptando en EEUU y otros países, no tendrán sino efectos temporales, ya que no se están dando en un entorno de innovaciones en los principales sectores reales y en el campo institucional. Ese también fue el caso de la burbuja ‘dot.com’ que reventó prematuramente en el año 2000, fenómeno que se volvió a repetir con la burbuja hipotecaria del año pasado. Todas éstas simples reactivaciones pasajeras, alentadas engañosamente por paliativos –como la drástica reducción de las tasas de interés- que no afrontaron el problema de la caída de la productividad que caracteriza la senectud del sistema productivo.


El domingo pasado en el New York Times, David Leohnhardt (“The Big Fix”) ha planteado bien el problema al responder a la cuestión de dónde provendría el estímulo para dar lugar a una reactivación económica sostenida: “No es probable que Wall Street cure los problemas económicos del país. Tampoco, obviamente, lo es Detroit. Ni lo es Silicon Valley, por lo menos no por sí mismo. Mucho antes que explotara la burbuja hipotecaria, los grandes incrementos de productividad que llevaron al auge tecnológico de los años noventa parecían estarse desplomando, lo que sugiere que la Internet puede no ser capaz de alimentar décadas de crecimiento económico en la forma en que lo hicieran los inventos industriales de principios del siglo veinte. El crecimiento económico anual de la década actual ha sido el más lento de todas las décadas desde los años treinta del siglo XX”. Lo que refleja precisamente la falta de innovaciones schumpeterianas y que se refleja en el hecho de que la productividad promedio ha ido cayendo a la mitad en los últimos años (de 2,4% anual a 1,1%), osteoporosis particularmente notoria en la reducción de la competitividad norteamericana en sectores estratégicos como el automotriz, el de servicios financieros y el de las tecnologías de la información.


A todo ello se agrega que, recordando a Mancur Olson, la conformación de grupos de interés (‘vested interests’, ‘pet constituencies’, ‘sacred cows’, ‘special-interests’ y similares expresiones) que concentran cada vez más poder, el que aprovechan para obtener favores del gobierno (si es que no ocupan directamente los cargos claves), logrando la aprobación de leyes sesgadas, el nombramiento de reguladores que miran al costado, el otorgamiento generoso de subsidios, la reducción de impuestos directos y similares. Y lo que es más grave, son precisamente esas fracciones de clase las que en EEUU se han constituido en los principales obstáculos para el desarrollo de innovaciones schumpeterianas, tal como las que actualmente podrían germinar en torno a la biotecnología, la robótica, los nuevos materiales, las energías sustitutas, etc.


En pocas palabras, hay que reconocer que son muy audaces y aparentemente sensatas las medidas que se vienen adoptando en EEUU y en otras economías avanzadas, tales como la más eficaz regulación financiera, las reducciones drásticas del precio del crédito, las dirigidas a conseguir una mayor competencia en los mercados de productos, los mayores gastos públicos y las menores tasas impositivas, los salvatajes y recapitalizaciones bancarias, la apertura a los mercados externos y similares. Sin embargo, ninguna surtirá efectos duraderos porque no se sustentan en sustantivas revoluciones schumpeterianas. Ésas no aparecen aún en el horizonte, por más esperanzas que se hayan abrigado en torno a las mencionadas innovaciones potenciales. Lo que desafortunadamente aboga a favor de quienes consideran que la crisis norteamericana actual durará bastante más que 12 meses y que podrá extenderse por 12 años más… quizás con algunos sedantes y pompas de jabón de por medio, pero que no resuelven los problemas de fondo para garantizar un crecimiento equilibrado y sostenido de esa economía y, consecuentemente, de las del resto del mundo dependiente del Imperio.


Fuente: The Economist, febrero 12, 2009.


jueves, febrero 05, 2009

Crítica y Alternativas a la Ciencia Económica Ortodoxa (Selección de Textos)

SELECCIÓN DE ARTÍCULOS EN CINCO VOLÚMENES

Compilador: Prof. Jurgen Schuldt Febrero 16, 2009

Universidad del Pacífico / CIUP



____________________________________________________________________________

NOTA: ESTE MATERIAL ES PURAMENTE INFORMATIVO PARA ESTUDIANTES INTERESADOS EN EL TEMA. LOS 5 TOMOS SE DEPOSITARÁN EN LA BIBLIOTECA DE LA UP, ÚNICAMENTE PARA FINES DOCENTES (Ya que se trata de artículos que no tienen copyright y se han reproducido en fotocopias).


Los libros y artículos marcados con un asterisco, cuya lectura no necesariamente es obligatoria, no se encuentran en la presente selección de textos, pero pueden obtenerse del profesor, en la Biblioteca o en la Hemeroteca de la UP o en el JSTOR.

***


ÍNDICE GENERAL DE LECTURAS

*************************************************************************************************************

(VOLUMEN I: pp. …- )


PARTE I: LOS PUNTOS DE PARTIDA



1. La ciencia económica ¿afronta los grandes problemas de los pueblos y propone soluciones relevantes y/o adecuadas?


Leontief, Wassily (1971). “Theoretical Assumptions and Nonobserved Facts”, en The American Economic Review, vol. 60, no.1; pp. 1-7.


Phelps Brown, E. H. (1972). “The Underdevelopment of Economics”, en The Economic Journal, vol. 82, no. 325; pp. 1-10.


Robinson, Joan (1972). “The Second Crisis of Economic Theory”, en The American Economic Review, vol. 62, mayo; pp. 1-10.


2. ¿Sistema científico, sistema moral y de creencias o arte?


Boulding, Kenneth (1969). “Economics as a Moral Science”, en The American Economic Review, vol. 59, marzo; pp. 1-12……………………………………………………………………..


Galbraith, John Kenneth (1970). “Economics as a System of Belief”, en The American Economic Review, vol. 60, mayo; pp. 469-478……………………………………………………..


Colander, David (1992). “The Lost Art of Economics”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 6, no. 3; pp. 191-198……………………………………………………………..


Samuelson, Paul (1991). “Discurso de investidura de un doctorado honoris causa (www.upv.es/organizacion/conoce-upv/honoris-causa/paul-samuelson/discurso-es.html).......


3. ¿Qué tan relevante es lo que se enseña en las Facultades de Economía?


3.1. Visión de los profesores y egresados.


Edwards, Richard, Arthur MacEwan et al. (1970). “A Radical Approach to Economics: Basis for a New Curriculum”, en The American Economic Review, vol. 60, mayo; pp. 352-363. Versión castellana en: Teubal (1972), Crítica a la Ciencia Económica. Buenos Aires: Periferia.


Blaug, Mark (2001). “No History of Ideas, Please, We’re Economists”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 15, no. 1; pp. 145-164. Comentario:


Kurt Rothschild (2001) Revolutions in Economic Thought”, en The Journal of Economic Perspectives, Vol. 15, No. 4; pp. 221-222.


Colander, David (2002). “The Aging of an Economist”, Working Papers, Middlebury College.


3.2. La rebelión de los estudiantes.


Post-Autistic Economics Network, “A Brief History of the Post-Autistic Economics Movement”, (www.paecon.net/HistoryPAE.htm)………………………………………………………………….


Los planteamientos de los estudiantes franceses: “Open Letter from economic students to professors and other responsible of the teaching of this discipline”, junio 2000…………………


Respuesta de los profesores franceses: “Petition for a Debate on the Teaching of Economics”, Julio 2000…………………………………………………………………………………………………


Post-autistic economics Newsletter, no. 1; setiembre 2000 (ver todos los textos de esta revista en: www.btinternet.com/~pae_news/review/)…………………………………………………….......



PARTE II: LOS GRANDES DEBATES


4. ¿Una sola teoría del Equilibrio General?


Kaldor, Nicholas (1972). “The Irrelevance of Equilibrium Economics”, en The Economic Journal, vol. 82, no. 328; pp. 1237-1255……………………………………………………………………….


Alan Kirman, (1989), "The Intrinsic Limits of Modern Economic Theory: The Emperor has No Clothes", en The Economic Journal, 99, 395, 126-139…………………………………………


*Figueroa, Adolfo (2004). Teorías Económicas del Capitalismo. Lima: Fondo Editorial de la PUCP.


5. Controversia sobre Teoría del Capital y Distribución Funcional del Ingreso Nacional: Cuestionamiento de la Función de Producción Neoclásica


*Braun, Oscar, ed. (1973). Teoría del Capital y la Distribución. Buenos Aires: Tiempo Contemporáneo. Recoge la mayoría de textos sobre la controversia hasta 1972. Véanse ahí los textos de:


Robinson, Joan (1953-54). “La función de producción y la teoría del capital”, pp. 45-62.;


Alfredo Monza (1971). “La validez teórica de la idea de función de producción agregada”, pp. 31-44.; Nicholas


Kaldor (1955-56). “Teorías alternativas acerca de la distribución”, pp. 77-118; y


Mario Domenico Nuti, “La ‘economía vulgar’ en la teoría de la distribución del ingreso”, pp. 349-360.


*Felipe, Jesús y Franklin M. Fisher (2003). “Aggregation in Production Functions: What Applied Economists Should Know”, en Metroeconomica, vol. 54, no. 2; pp. 208-262.


Cohen, Avi y Geoff C. Harcourt (2003). “Whatever Happened to the Cambridge Capital Theory Controversies?”, en The Journal of Economic Perspectives, vol.17, no. 1; pp: 199-214. Además: “Response”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 17, o. 4; pp. 232-233.


Pressman, Steven (2005). "What is Wrong with the Aggregate Production Function?", en Eastern Economic Journal, vol. 31, no. 5; pp. 422-425.


6. Algunos Debates Latinoamericanos


6.1. ¿Universalidad o Relatividad de la Teoría Económica?


Seers, Dudley (1964). “Las Limitaciones del Caso Especial”, en Economía, Año 22, primer trimestre; pp. 15-39. Original en: Bulletin, Institute of Economics and Statistics, Oxford, mayo 1963…………………………………………………………………………………………………….


García D’Acuña, Eduardo y Carlos Hurtado Ruiz-Tagle (1965). “La Teoría Económica y el Caso Especial Latinoamericano”, en El Trimestre Económico, vol. 32, no. 2; pp. 291-299…………


*García Menéndez, José Ramón (2000). “La encrucijada neoliberal: de la colonización del pensamiento a la opción relativista en ciencia sociales”, en J. M. García Menéndez, ed., En la Encrucijada del Neoliberalismo. Madrid: IEPALA; pp. 13-26.


6.2. Inflación: La controversia ‘clásica’ - monetaristas versus estructuralistas


*Baer, Werner e Isaac Kerstenetzky, eds. (1965). Inflation and Growth in Latin America. Segunda edición: The Princeton University Press.


Baer, Werner e Isaac Kerstenetzky (1967), “The Inflation Controversy in Latin America: A Survey”, en Latin American Research Review; pp. 3-25.


Hirschman, Albert O. (1980). “La matriz social y política de la inflación: elaboración sobre la experiencia latinoamericana”, en El Trimestre Económico, vol. 47, no. 187; pp. 679-720.


De Long, Bradford (2000). “The Triumph of Monetarism?”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 14, no. 1; pp. 83-94.


6.3. Teoría de la dependencia


*Cardoso, Fernando H. y Enzo Faletto (1970). Dependencia y Desarrollo en América Latina. México: Siglo XXI.


Dos Santos, Theotonio (1970). “The Structure of Dependence”, en The American Economic Review, vol. 60, no. 2; pp. 231-236.


Sunkel, Osvaldo (1970). “Capitalismo Transnacional y Desintegración Nacional en América Latina transnacional”, en El Trimestre Económico, no. 150; pp. 571-628.


Chilcote, Ronald (1981). “Issues of Theory in Dependency and Marxism”, en Latin American Perspectives, vol. 8, nos. 3-4; pp. 3-16.


Dos Santos, Theotonio y Laura Randall (1998). “The Theoretical Foundations of the Cardoso Government: A New Stage of the Dependency-Theory Debate”, en Latin American Perspectives, vol. 25, no. 1; pp. 53-70.


Chilcote, Ronald (2002). “Globalization or Imperialism?”, en Latin American Perspectives, vol. 29, no. 6; pp. 80-84.


6.4. Crítica al Consenso de Washington


Williamson, John (1990). “What Washington Means by Policy Reform”, en Institute for International Economics. Versión actualizada. Noviembre 2002.


*Foxley. Alejandro (1988). Experimentos Neoliberales en América Latina. México: Fondo de Cultura Económica.


*Frenkel, Roberto, José María Fanelli, Guillermo Rozenwurcel y Shahid Husain (1992). Crítica al Consenso de Washington. Lima: CEPES. Existe una versión publicada por DESCO en 1994.

*Stiglitz, Joseph (1998). “More Instruments and Broader Goals: Moving toward the Post-Washington Consensus”, Wider Annual Lectures, no. 2, The United Nations University (ver en: www.globalpolicy.org/socecon/bwi-wto/stig.htm).


*García Menéndez, José Ramón (2000). En la Encrucijada del Neoliberalismo. Madrid: IEPALA.


*“Consenso de Buenos Aires”: Ver en: www.copppal.org.mx/doc-consenso-arg.htm


*“Hacia el ‘Plan Fénix’: Diagnóstico y Propuestas”, 2001 (www.e-libro.net/E-libro-viejo/gratis/planfenix.pdf#search=%22Plan%20F%C3%A9nix%20Universidad%20de%20Buenos%20Aires%22).


*Ramos, Laura, ed. (2003). El fracaso del Consenso de Washington. La caída de su mejor alumno: Argentina. Barcelona: Icaria.


Williamson, John (2004). “The Washington Consensus as Policy Prescription for Development”, en Practioners of Development. Washington, DC: Banco Mundial.


Rodrik, Dani (2006). “Good Bye Washington Consensus, Hello Washington Confusion”, John F. Kennedy School of Government, Harvard University.


6.5. Cuestionando al FMI y el Banco Mundial


Bacha, Edmar (1987). “O sistema de condicionalidades do FMI: uma proposta de reforma”, en Pesquisa e Planejamento Economico, vol. 17, no. 2; pp. 333-342.


Eshag, Eprime (1989). “Sugerencias para mejorar los programas de estabilización del FMI”, en Revista Internacional del Trabajo”, vol. 108, no. 3; pp. 351-375.


*Stiglitz, Joseph (2001). El Malestar en la Globalización. Bogotá: Santillana. En la misma editorial: Los Felices 90. La semilla de la destrucción; 2003.


6.6. Un debate antiguo, ¿inacabable?: industrialización versus apertura (el caso peruano de comienzos del siglo XX y sus similitudes con el actual).


*Revilla, Julio E. (1980). La industrialización en el Perú 1890-1910: la polémica entre el librecambismo y el proteccionismo. Lima. Universidad del Pacífico (Tesis de Licenciatura).


*Thorp, Rosemary y Geoff Bertram (1968). Perú: 1890-1977. Crecimiento y Políticas en una Economía Abierta. Lima: Mosca Azul/Fundación Ebert/Universidad del Pacífico, 1985.


6.7. Discusión en torno al ‘populismo económico’


*Dornbusch, Rudiger y Sebastián Edwards (1990). “La Macroeconomía del Populismo en América Latina“, en El Trimestre Económico, no. 19. Reimpreso en: Noel Ramírez, ed. (1991). Economía y Populismo. Ilusión y Realidad en América Latina. INCAE Ecuador, 1991; pp. 39-93.


*Pennano, Guido y Jurgen Schuldt (1977). "Premisas y Antecedentes para la Evaluación del Plan Túpac Amaru", en: Apuntes, No. 6; pp. 51-78.

*************************************************************************************************************


(VOLUMEN II: pp. …-…)


PARTE III: QUIEBRES TEÓRICOS Y EMPÍRICOS


7. ‘Anomalías’ (A la memoria de Richard Thaler).


7.1. El juego del ultimátum


Thaler, Richard (1988). “The Ultimatum Game”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 2, no. 4; pp. 195-206.


Henrich, Joseph (2000). “Does Culture Matter in Economic Behavior? Ultimatum Game Bargaining among the Machiguenca of the Peruvian Amazon”, en The American Economic Review, vol. 90, no. 4; pp. 973-979.


Camerer, Colin y Richard H. Thaler (1995). “Anomalies: Ultimatums, Dictators and Manners”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 9, no. 2; pp. 209-219.


7.2. Preferencias e Interdependencias en el consumo


Leibenstein, Harvey (1950). “Bandwagon, Snob, and Veblen Effects in the Theory of Consumers’ Demand,” The Quarterly Journal of Economics, mayo, pp. 183-207. Se reproduce la versión en castellano.


*El concepto de las ‘Preferencias lexicográficas’ (Lancaster, Georgescu-Roegen, Figueroa). Ver: Adolfo Figueroa, “La Teoría del Consumidor en el Capitalismo Subdesarrollado”, en: A. Figueroa, Teorías Económicas del Capitalismo. Lima: Fondo Editorial de la PUCP, 1996; Cap. VI; pp. 179-194.


Tversky, Amos y Richard Thaler (1990). “Anomalies: Preference Reversals”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. IV; pp. 201-211.


Akerlof, George (1997). “Social Distance and Social Decisions”, en
Econometrica, Vol. 65, No. 5; pp. 1005-1027.


Bowles, Samuel (1998). “Endogenous Preferences: The Cultural Consequences of Markets and Other Economic Institutions”, en Journal of Economic Literature, vol. 36, no. 1; pp. 75-111.


7.3. Maldición del ganador (y del perdedor)


Thaler, Richard (1988). “The Winner’s Curse”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 2, no. 1; pp. 191-202.


Holt, Charles A. y Roger Sherman (1994). “The Loser’s Curse”, en The American Economic Review, vol. 84, no. 3; pp. 642-52.


7.4. Otras anomalías


Kahneman, Daniel, Jack L. Knetsch y Richard Thaler (1986). “Fairness as a Constraint on Profit Seeking: Entitlements in the Market”, en The American Economic Review, Vol. 76, No. 4; pp. 728-741.


Lowenstein, Roger (2001). “Exuberance is Rational”, en The New York Times Magazine, febrero 11.


Thaler, Richard (1989). Anomalies: Interindustry Wage Differentials”, en
The Journal of Economic Perspectives, Vol. 3, No. 2; pp. 181-193.


Kahneman, Daniel (2003). “Maps of Bounded Rationality: Psychology for Behavioral Economics", en The American Economic Review, vol. 93, no. 5; pp. 1449-1475.


Véanse los demás artículos de Richard Thaler y de otros autores sobre el tema, en: http://faculty.chicagobooth.edu/richard.thaler/research/Anomalies.htm


8. Uso y abuso del análisis empírico y de la econometría


McCloskey, Deirdre N. (2005). “The Trouble with Mathematics and Statistics in Economics”, en History of Economic Ideas, vol. 13; pp. 85-102.


McCloskey, Deirdre N. y Stephen Ziliak (1996). “The Standard Error of Regressions”, en Journal of Economic Literature, vo. 34, no. 1; pp. 97-114.


Rodrik, Dani (2005). Why We Learn Nothing from Regressing Economic Growth on Policies“, John F. Kennedy School of Government, Harvard University, marzo 25.

*************************************************************************************************************


(VOLUMEN III: pp. …-…)


PARTE IV: “Imperialismo Económico”: Defensa y crítica del ‘Pensamiento Único’


9. La visión ortodoxa


*Becker, Gary y Kevin Murphy (2000). Social Economics – Market Behavior in a Social Environment. Cambridge, Mass.: The Belknap Press of Harvard University Press.


*Johnson, Harry (1968). “The Economic Approach to Social Questions”, en Economica, vol. 35; pp.1-21.


*Lazear, Edward (2000). “Economic Imperialism”, en The Quarterly Journal of Economics, Vol. 115, No. 1; pp. 99-146. Lectura básica, en: www.nber.org/papers/w7300.pdf?new_window=1

*North, Douglas y Roger LeRoy Miller (1971). Abortion, Baseball, & Weed – Economic Issues of Our Times. Nueva York: Harper & Row.


Smith, Vernon (1974). “Economic Theory and Its Discontents”, en The American Economic Review, vol. 64, no. 2; pp. 320-322.


Persky, Joseph (1995). “The Ethology of Homo Economicus”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 9, no. 2; pp. 221-231.


*Schuldt, Jurgen (2006). “Ciencia Económica: Imperialismo versus Descolonización”, en EconomíaSur (www.economiasur.com/analisis/SchuldtEconomiaImperialismo.html).


*Thurow, Lester (1984). “Rebuilding the Foundations of Economics”, en Dangerous Currrents: The State of Economics. Nueva York: Vintage Books. Cap. 8, pp. 217-237 (notas: pp.246-7).


Zafirovski, Milan (2000). “The Rational Choice Generalization of Neoclassical Economics Reconsidered: Any Theoretical Legitimation for Economic Imperialism?, en Sociological Theory, vol. 18, no. 3; pp. 448-471…………………………………………………………………………..


10. Psicología y Economía


Sen, Amartya (1977). “Rational Fools: A Critique of the Behavioral Foundations of Economic Theory”, en Philosophy and Public Affairs, vol. 6, no. 4; pp. 317-344.


Akerlof, George (2002). “Behavioral Macroeconomics and Macroeconomic Behavior”, en
The American Economic Review, Vol. 92, No. 3; pp. 411-433.

Kahneman, Daniel (2003). “A Psychological Perspective on Economics”, en The American Economic Review, vol. 93, no. 2; pp. 162-168.


11. Ciencia Política, Teoría Económica y la cuestión del Poder (Incluye ‘Economía Política’)


*Rothschild, Kurt, ed. (1971). Power in Economics. Harmondsworth: Penguin.


*Kalecki, Michal (1943). “Political Aspects of Full Employment”, en Political Quarterly. Versión castellana en sus Obras Completas.


Galbraith, John Kenneth (1973). “Power and the Useful Economist”, en The American Economic Review, vol. 63, no.1; pp. 1-11. Reimpreso en: El Trimestre Económico, vol. 41, no. 161; pp. 231-247.


Nordhaus, William (1975). “The Political Business Cycle”, en The Review of Economic Studies, vol. 42, no. 130; pp. 169-190.


Miller, Gary J. (1997). “The Impact of Economics on Contemporary Political Science”, en Journal of Economic Literature, vol. 35, setiembre; pp. 1173-1204.


Brittan, Samuel (2000). “What’s wrong with economics?”, en Economics Consequences of Democracy. Londres: Gower.


*Drazen, Alan (2000). Political Economy in Macroeconomics. Nueva Yersey: Princeton University Press.


*Alesina, Alberto y Nouriel Roubini (1997). Political Cycles and the Macroeconomy. Cambridge, Mass.: The MIT Press.


12. Crecimiento versus Desarrollo


Brinkman, Richard (1995). “Economic growth versus economic development: Toward a conceptual clarification”, en Journal of Economic Issues, vol. 29, no. 4.


Stiglitz, Joseph (2002). “El desarrollo no es sólo crecimiento del PIB”, en Íconos, no. 13, Quito: FLACSO; pp. 72-86.


*McCloskey, Donald N. (1987). "The Rhetoric of Economic Development: Rethinking Development Economics", en Cato Journal, no. 7 (Spring/Summer 1987): pp. 249-54; reimpreso en: James Dorn y A. A. Walters, eds. The Revolution in Development Economics, 1993 (www.deirdremccloskey.com/docs/pdf/Article_119.pdf).


Gudynas, Eduardo y Carolina Villalba (2006). “Crecimiento económico y desarrollo: una persistente confusión”, en Revista del Sur, no. 165, mayo-junio.


13. Economía y Ecología


*Georgescu-Roegen, Nicholas (1971). The Entropy Law and the Economic Process. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.


Daly, Herman (1995). “Interview”, en The Developing Ideas.


Daly, Herman (1995). “Against Free Trade and Economic Orthodoxy”, en The Oxford International Review; pp. 28-34.


Daly, Herman (1991). “A Cathecism of Growth Fallacies”, en Steady State Economics, Cap. 5 Washington, DC: Island Press, Cap. 5 (http://dieoff.org/page88.htm).


*Daly, Herman (1996). Beyond Growth: The Economics of Sustainable Development.


*Daly, Herman (1999). Ecological Economics and the Ecology of Economics.


Gudynas, Eduardo y Carolina Villaba (2006). “Crecimiento Económico y desarrollo: una persistente confusión”, en Revista del Sur, no. 165, mayo-junio; pp. 3-12.


Gudynas, Eduardo (2008). “Crisis de la ideología de mercado y el regreso de la política ambiental”, en Diario Ambiental, noviembre 18 (www.diarioambiental.com/?p=60)...............


*Gudynas, Eduardo (1997). Ecología, Mercado y Desarrollo. Políticas Ambientales, Libre Mercado y Alternativas. Montevideo: Instituto de Ecología Política.


*Martínez-Allier, Joan y Klaus Schlüpmann (1993). La Ecología y la Economía. México: Fondo de Cultura Económica. Leer la ‘Introducción’, pp. 11-36


*Meadows, Dennis (1972). The Limits To Growth. Nueva York: Universe Books.


*Brundtland, Gro Harlem (1987). Nuestro Futuro Común. Comisión mundial del medio ambiente y del desarrollo. Madrid: Alianza editorial. 1988 (Informe Brundlandt).


*Max-Neef, Manfred (1999). “1999: Limits to Anthropic Manipulation of the Biosphere”, Ponencia, Universidad de Chile y el Club de Roma. Reproducido en: VDI BERICHTE, vol. 1521, 2000; pp. 23-28.


Williams, Jeremy y Judith McNeill (2005). “The Current Crisis in Neoclassical Economics and the Case for an Economic Analysis based on Sustainable Development”, en Working Papers, no. 001/2005, Universitas 21 – Global (www.ruralfutures.une.edu.au/downloads/sustainableeconomics_122.pdf)...........................




PARTE IV: CORRIENTES ALTERNAS


14. Planteamientos (generales) de los neomarxistas


*Sweezy, Paul (1970). “Toward a Critique of Economics”, en The Review of Radical Political Economics, vol. 2.


*Lecturas de Paul Baran, André Gunder Frank, Theotonio Dos Santos, et al.


15. Institucionalistas y Neoinstitucionalistas


*”The Present State and Future of the New Institutional Economics”, conferencia inaugural de la ‘International Society for New Institutional Economics’, St. Luis, Missouri, Washginton University, 1997 (http://sykuta.business.pitt.edu/NIE/Conf97/conf97.htm). (P)


*Journal of Economic Issues, vol. 29, junio 1995. Número completo sobre el tema.



(VOLUMEN IV: pp. …-…)


16. El Otro Canon


Ha-Joon Chang (2001). “Breaking the Mould – An Institutionalist Political Economy Alternative to the Neoliberal Theory of the Market and the State”, en Social Policy and Development Programme Paper, no. 6, mayo (NNUU)………………………………………………………….


Ha-Joon Chang (2003). “Kicking Away the Ladder – The ‘Real’ History of Free Trade”, New Scholl University, Nueva York, abril………………………………………………………………..


Reinert, Erik (1996). “Diminishing Returns and Economic Sustainability: The Dilema of Resource-based Economies under a Free Trade Regime”, en SUM – Centre for Development and the Environment, Universidad de Oslo.


Reinert, Erik (1999). “The Role of the State in Economic Growth”, en SUM – Centre for Development and the Environment, Universidad de Oslo.


Reinert, Erik (2000). “The Other Canon:The History of Renaissance Economics”, en Evolutionary Economics and Income Inequality, Edward Elgar.



17. Enfoques de ‘Economía para las Personas’, el de ‘Economía Solidaria’ y el de la ‘Economía de la Felicidad’


17.1. Economía para las personas


Sen, Amartya (1985). “Desarrollo: ¿Ahora Hacia Dónde?”, en Investigación Económica, no. 173; pp. 129-156……………………………………………………………………………………


*Schumacher, Erwin (1973). Small Is Beautiful. Versión castellana: Lo pequeño es hermoso, por una sociedad y una técnica a la medida del hombre. Madrid: H. Blume, 1979. Una introducción puede encontrarse en: www.fguide.org/Bulletin/Schumacher.htm.


*Max-Neef, Manfred (1982). From the Outside Looking In: Experiences in ‘Barefoot Economics’. Dag Hammarskjöld Foundation. Versión castellana: Economía Descalza – Señales desde el Mundo Invisible. Montevideo: Editorial Nordan, 1986.


*Max-Neef, Manfred (1994). Economía a Escala Humana. Montevideo: Nordan-Comunidad.


*Sen, Amartya (1999). Desarrollo y Libertad. Bogotá: Editorial Planeta, 2001.


17.2. Economía Solidaria


*’Economía Solidaria’: http://www.economiasolidaria.net/


*Coraggio, José Luis (1991). Ciudades Sin Rumbo. Quito: CIUDAD (ver especialmente el Cap. 10).


17.3. Economía de la Felicidad y Satisfacción con la Vida


*Frey, Bruno S. y Alois Stutzer (2002). “What Can Economists Learn from Happiness Research?”, en Journal of Economic Literature, vol. 40, no. 2; pp. 402-435 (ver en JSTOR o Hemeroteca).


Graham, Carol y Stefano Pettinato (2000). “Happiness, Markets, and Democracy: Latin America in Comparative Perspective”, en Working Paper no. 13, Center on Social and Economic Dynamics.


Easterlin, Richard A. (2003). “Building a Better Theory of Well-Being”, en Working Paper, University of Southern California.


Blanchflower, David y Andrew Oswald (2004). “Money, Sex and Happiness: An Empirical Study”, en Working Paper no. 10499, National Bureau of Economic Research (NBER).


*Schuldt, Jurgen (2004). Bonanza Macroeconómica y Malestar Microeconómico. Lima: CIUP – Universidad del Pacífico.


*Nef (2008). National Accounts of Well-being – bringing real wealth onto the balance sheet. Londres: New Economics Foundation (www.neweconomics.org/gen/uploads/iglzyk45xj2jksb01c14fvq424012009010050.pdf).


18. Otros


Boettke, Peter (1996). “What is wrong with Neoclassical Economics (and what is still wrong with Austrian economics)”, en Fred Foldvary, ed., Beyond Neoclassical Economics, Edwar Elgar Publishing (www.econ.nyu.edu/user/boettke/wrong.htm).


Kaletsky, Anatole (2009). “Economists are the forgotten guilty men”, en The Times, febrero 5 y 9 (www.timesonline.co.uk/tol/comment/columnists/anatole_kaletsky/article5663091.ece).



(VOLUMEN V: pp. …-…)


PARTE V: FILOSOFÍA, TEORÍA DE LA CIENCIA Y MÉTODOS CIENTÍFICOS


19. Revoluciones Científicas en General y en la ciencia económica


Popper, Karl (1961). “La Lógica de las Ciencias Sociales”, en La disputa del positivismo en la sociologia alemana (1973)………………………………………………………………………….


*Popper, Karl (1995). La lógica de la investigación científica. Barcelona: Círculo de Lectores. Original en alemán de 1934.


*Friedman, Milton (1953).”Metodología de la Economía Positiva”, en Ensayos Sobre Economía Positiva. Madrid: Editorial Gredos; pp. 9-44.


*Kosik, Karel (1965). Dialéctica de lo Concreto. México: Grijalbo. Especialmente caps. II y III.


*Kuhn, Thomas (1962). Teoría de las Revoluciones Científicas. México: Fondo de Cultura Económica, 1971.


*Lakatos, Imre (1975) The Methology of Scientific Research Programs. Versión en castellano: Alianza Editorial, Madrid, 1981.


*Feyerabend, Paul (1987). Adiós a la Razón. Madrid: Tecnos.


Worswick, G. D. N. (1972). “Is Progress in Economic Science Possible?”, en The Economic Journal, vol. 82, marzo; pp. 73-86.


Jennings, Michael (1998). “Of the Socratic Ignorance of Economics”, en The Student Economic Review, Dublin, Trinity College.


Hausman, Daniel M. (1984). “Philosophy and Economic Methodology”, en Proceedings of the Biennial Meeting of the Philosophy of Science Association; pp. 321-249.


McCloskey, Deidre (2007). “Why Economics is on the wrong track”, en su página web: (www.deirdremccloskey.com/articles/index.php#11).


20. Método y Juicios de Valor


Dow, Sheila (1985). “Methodological Issues and Economics”, en Sheila Dow, Macroeconomic Thought – A Methodological Approach. Oxford: Basil Blackwell; capítulo 2, pp. 9-40.


*”Schumpeter, Joseph A. (1912).”The Historical School and the Theory of Marginal Utility”, en Josep A. Schumpeter, Economic Doctrine and Method – An Historical Sketch. Nueva York: Oxford University Press, 1954; pp. 152- 201.


*La cuestión de los juicios de valor (Myrdal, Weber et al.)


*Koopmans, Tjalling (1957). Three Essays on The State of Economic Science. Nueva York: McGraw-Hill.


Gordon, Scott (1977). “Social Science and Value Judgements”, en The Canadian Journal of Economics, vol. 10, no. 4; pp. 529-546.


*Wallerstein, Immanuel (1998). Impensar las Ciencias Sociales – Límites de los paradigmas decimonónicos. México/Buenos Aires: Siglo XXI Editores.


*McCloskey, Deirdre N. (2009). “Bourgeois Dignity: Why Economics Can’t Explain the Industrial Revolution”, en: www.deirdremccloskey.com/ (Introducción y vol. I).


21. Acerca de la ‘Racionalidad’ del Ser Humano


Etzioni, Amitai (1987). “How Rational We?”, en Sociological Forum, vol. 2, no. 1; pp. 1-20.


*Godelier, Maurice (1970). Racionalidad e Irracionalidad en la Economía. México: Siglo XXI Editores; Parte II y III.


Sen, Amartya (1977). “Rational fools: A Critique of the Behavioral Foundations of Economic Theory”, en Philosophy and Public Affairs, vol. 6, no.4; pp. 317-344.


22. Sobre la ‘tribu’ de los economistas


Leijonhufvud, Axel (1973). “Life Among Econ”, en Western Economic Journal, vol. 11, septiembre; pp. 327–337 (Versión más legible en: http://unicast.org/enclosures/life-econ-crop.pdf).


Arnsperger, Christian y Yanis Varoufakis (2005). “A most peculiar failure: On the essence of neoclassical economics, its response to criticism, and its remarkable capacity to turn theoretical failure into theoretical triumph”, en Erkenntnis, vol. 59; pp. 157-188.


*“El affaire Andrei Shleifer” y la metáfora de la obra “The importance of being Earnest” de Oscar Wilde (economistas y ética).


23. Ética y Economía


Goulet, Denis (2002). “What is a just economy in a globalizad World?”, en International Journal of Social Economics, vol. 29, nos. 1-2.


*Goulet, Denis (1989). Incentives for Development, the Key to Equity. Nueva York: Horizons.


*Goulet, Denis (1999). Ética del Desarrollo – Guía Teórica y Práctica. Madrid. IEPALA.


PARTE VI: VISIONES AL FUTURO (Y UTOPÍAS)


24. ¿A qué hemos llegado? El futuro del estudio de la economía y de la ciencia económica


Solow, Robert (1997). “How Did Economics Get that Way and What Way Did it Get”, en Daedalus, vol. 126, no. 1; pp. 39-58.


Colander, David (2000). “New Millenium Economics: How Dit It Get This Way, and What Way is It?”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 14, no. 1;pp. 121-132.


Colander, David (2000). “The Death of Neoclassical Economics”, en Journal of the History of Economic Thought, vol. 22, no. 2; pp. 127-143.


Wisman, Jon (1979). “Toward a Humanist Reconstruction of Economic Science”, en Journal of Economic Issues, no. 13, marzo; pp. 19-48.


Brennan, Timothy (1980). “Toward a Humanist Reconstruction of Economic Science: Comment”, en Journal of Economic Issues, vol. 14, no. 4; pp. 1019-25.


Bucur, Ion (2008). “The Quandary of the Economic Science”, en Working Paper, Universidad de Bucarest.


+++++++++++

Notas:

(1) Una bibliografía más completa, pero actualizada solo hasta 1975, puede encontrarse en: Jurgen Schuldt, “Crítica y Alternativas a la Ciencia Económica Dominante”, en Apuntes, vol. III, no. 5, 1976; pp. 75-96.

(2) Los textos de cada acápite no se han presentado alfabéticamente (según el apellido del autor), sino en función al orden recomendado de lectura (asunto muy discutible, por cierto).

+++++++++++


BIBLIOGRAFÍA ADICIONAL PARA PROFUNDIZAR: Textos heterodoxos de introducción y crítica a la Ciencia Económica (enfoques variados y alternativos). Disponibles en la hemeroteca o la biblioteca de la UP (B) o en la colección del profesor (P).


1. Generales


Attali, Jacques y Marc Guillaume (1985). El Antieconómico. Barcelona: Ed. Labor (P).


Bell, Daniel e Irving Kristol, eds. (1981). The Crisis in Economic Theory. Harper, Basic Books (P).


Clement, Norris, John Pool y Mario Carrillo (1982). Economía – Enfoque América Latina. México: McGraw-Hill. (Libro de texto) (P, B).


Furio Blasco, Elies (2005). Los Lenguajes de la Economía. Un recorrido por los marcos conceptuales de la Economía. Edición digital: www.eumed.net/libros/2005/efb/.


García Menéndez, José Ramón (1988). Construcción de la Economía como Ciencia Positiva – Exposición y Crítica. Santiago de Compostela: Editorial Tifón.


Georgescu-Roegen, Nicholas (1971). The Entropy Law and the Economic Process. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.


Godelier, Maurice (1970). Racionalidad e Irracionalidad en la Economía. México: Siglo XXI Editores (P).


Graña, Alberto (1997). Metamorfosis de la Economía. Lima: Fundación Friedrich Ebert.


Hunt, E. K. y J. G. Schwartz, eds. (1972). Crítica a la Teoría Económica. México: Fondo de Cultura Económica, 1977 (B).


Hunt, E. K. y Howard J. Sherman (1972). Economics: An Introduction to Traditional and Radical Views. Nueva York: Harper & Row.


Jiménez, Félix (1986). Economía No-Neoclásica. Lima: CEDEP.


Keen, Steve (2001). Debunking Economics: The Naked Emperor of the Social Sciences. Sydney: Pluto Press.


Lawson, Tony, J. Gabriel Palma y John Sender (1989). Kaldor’s Political Economy. Londres: Academic Press Ltd.


Linder, Marc (1974). Der Anti-Samuelson. Gaiganz: Politladen Erlangen. Introducción de Elmar Altvater, 4 vols. (P). Existe una versión en inglés.


Mandel, Ernest (1972). Tratado de Economía Marxista. México: Ed. Era. 2 vols. (B, P).


Mermelstein, David, ed. (1970). Mainstream Readings and Radical Critiques. Nueva York: Random House (P).


Robinson, Joan y John Eatwell (1977). Introducción a la Economía Moderna. México: Fondo de Cultura Económica. Libro de texto (B, P).


Salama, Pierre y Jacques Valier (1976). Una Introducción a la Economía Política. México: Ediciones Era.


Sraffa, Piero (1960). Producción de Mercancías por medio de Mercancías. Barcelona: Oikos-Tau, 1966.


Teubal, Miguel, ed. (1972). Crítica a la Ciencia Económica. Buenos Aires: Periferia.


Ward, Benjamin (1972). What’s Wrong with Economics? Nueva York: Basic Books. Ver respuesta de Walter Heller (1975).


2. De crítica a la macroeconomía o la microeconomía


Bacha, Edgar (1982). Introducao a la Macroeconomia. Rio de Janeiro: Campus (B, P).


Bowles, Samuel (1998).Endogenous Preferences: The Cultural Consequences of Markets and Other Economic Institutions”, en Journal of Economic Literature, Vol. 36, No. 1, pp. 75-111.


Cuthbertson, Keith (1979). Macroeconomic Policy – The New Cambridge, Keynesian and Monetarist Controversies. Nueva York: John Wiley & Sons.


Dow, Sheila (1985). Macroeconomic Thought – A Methodological Approach. Oxford: Basil Blackwell (P).


Encarnación, José (1964). “A Note on Lexicographical Preferences”, en
Econometrica, Vol. 32, No. 1/2, pp. 215-217.


Feiwel, George R. (1981). Michal Kalecki – Contribuciones a la Teoría y de la Política Económica. México: Fondo de Cultura Económica (P).


Georgescu-Roegen, Nicholas (1954). “Choice, Expectations and Measurability”, en Quarterly Journal of Economics, vol. 68; pp. 503-534.


Gordon, Robert J. (1974). Milton Friedman’s Monetary Framework – A Debate with his Critics. Chicago: The University of Chicago Press (P).


Heller, Walter (1975). “What’s Right with Economics?”, en The American Economic Review, vol. 65, no. 1; pp. 1-26.


Kregel, Jan A. (1983). Distribution, Effective Demand and International Economic Relations. Nueva York: St. Martin’s Press.


Leijonhufvud, Axel (1968). On Keynesian Economics and the Economics of Keynes: A study in monetary theory. Análisis de Keynes y de la economía keynesiana : un estudio de teoría monetaria. Barcelona : Ed. Vicens-Vives, 1976 (B).


Mishan, E. J. (1974). Falacias Económicas Populares. Barcelona: Ariel (P).


Nell, Edward J. (1983). Demanda Efectiva, Precios y Salarios. México: Ed. Trillas (P).


Rowthorn, Bob (1984). Capitalism, Conflict and Inflation. Londres: Lawrence and Wishart Ltd. (P).


Schuldt, Jurgen (1981). Monetarismo y Capitalismo Periférico. Lima: Universidad del Pacífico (B, P).


Schuldt, Jürgen y Alberto Acosta (1995). Inflación. Enfoques y Políticas Alternativos Para América Latina. Quito: Libresa e ILDIS.


Shaikh, Anwar (1990). Valor, Acumulación y Crisis. Ensayos de Economía Política. Bogotá: Tercer Mundo Editores.


Lance Taylor, Lance (2004). Reconstructing Macroeconomics: Structuralist Proposals and Critiques of the Mainstream. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.


Thurow, Lester (1984). Dangerous Currrents: The State of Economics. Nueva York: Vintage Books (P).


Verdera, Francisco (1983). “Keynes y la Macroeconomía “, en Análisis, no. 12; pp. 3-29 (P).


Villarreal, René (1986). La contrarrevolución monetarista – Teoría, política económica e ideología del neoliberalismo. México: Fondo de Cultura Económica (P).


Weintraub, Sidney y Marvin Goodstein, eds. (1983). Reaganomics in the Stagflation Economy. Philadelphia: University of Pennsylvania Press (P).


3. Cuestionando la teoría del crecimiento y desarrollo económicos


Acosta, Alberto, ed. (2000). El Desarrollo en la Globalización – el reto de América Latina. Caracas y Quito: Nueva Sociedad e ILDIS (P).


Acosta, Alberto y Eduardo Gudynas, eds. (2004). Libre Comercio – Mitos y Realidades. Abya Yala, D3e e ILDIS.


Buarque, Cristovam (1993). The End of Economics? Ethics and the Disorder of Progress. Londres: Zed Books.


Chang, Ha-Joon (2002). Kicking Away the Ladder – Development Strategy in Historical Perspective. Londres: Anthem Press.


Chang, Ha-Joon, ed. (2003). Rethinking Development Economics. Londres: Anthem Press.


Easterly, William (2003). En Busca del Crecimiento. Andanzas y Tribulaciones de los economistas del desarrollo. Barcelona: Antoni Bosch (B, P).


Elsenhans, Hartmut (1991). Development and Underdevelopment. The History, Economics and Politics of North-South Relations. Nueva Delhi y Londres: Sage Publications (P).


Figueroa, Adolfo (2003). La Sociedad Sigma: una teoría del desarrollo económico. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú y Fondo de Cultura Económica.


García Menéndez, José Ramón, ed. (2000). En la Encrucijada del Neoliberalismo. Madrid: IEPALA.


George, Susan (2001). Informe Lugano. Barcelona: ICARIA.


Harford, Tim (2007). The Undercover Economist. Nueva York: Oxford University Press.


Hnyilicza, Esteban (2005). El Abrazo Invisible. Hacia las reformas de tercera generación. Lima: Fondo Editorial de la Universidad San Martín de Porres.


Moulian, Tomás (1998). Chile Actual: Anatomía de un mito. Santiago: LOM-ARCIS Universidad.


Reinert, Erik (2004). Globalization, Economic Development and Inequality – An Alternative Perspective. Cheltenham, GB.: Edward Elgar.


Reinert, Erik S. (2007). La Globalización de la Pobreza. Cómo se enriquecieron los países ricos… Y por qué los países pobres siguen siendo pobres. Barcelona: Ed. Crítica.


Rivero, Oswaldo de (2006). El Mito del Desarrollo. Los estados inviables en el siglo XXI. México: Fondo de Cultura Económica (Tercera edición en español).


Rodrik, Dani: ver su página web (http://ksghome.harvard.edu/~drodrik/).


Senghaas, Dieter (1985). Aprender De Europa. Barcelona: Ed. Alfa.


Schuldt, Jurgen (1995). Repensando el Desarrollo: Hacia una Concepción Alternativa para los Países Andinos. Quito: Centro Andino de Acción Popular (CAAP).


Teivanen, Teivo (2003). Pedagogía del Poder Mundial – Relaciones Internacionales y Lecciones del Desarrollo en América Latina. Lima: CEDEP.


Thiel, Reinold E., ed. (2001). Teoría del Desarrollo – Nuevos Enfoques y Problemas. Caracas: Ed. Nueva Sociedad (P).


Tortosa, José María (2001). El Juego Global. Maldesarrollo y pobreza en el capitalismo mundial. Barcelona: Icaria (P).


Valenzuela, José (1991). Crítica del Modelo Neoliberal. México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma, Facultad de Economía (P).

++++++++++++++++++++++++++FIN