miércoles, abril 01, 2009

El G-20: ¿Sólo Promesas?


El viernes 27 de marzo, en Londres, se celebró la muy esperada cumbre del G-20, a la que asistieron los líderes de los bien conocidos países del G-8 y de doce ‘emergentes’: Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Corea, Sudáfrica y Turquía (más un delegado de la UE). También fueron invitados España, Holanda, los directores del FMI y del Banco Mundial, el secretario general de las NNUU, entre otros que lo convirtieron en un G-29. El Comunicado que hicieron público el mismo día de la magna reunión consta de 29 puntos y es una verdadera lista de lavandería. Ahí se proponen objetivos y propuestas de poesía política tales como las de plantear: que “una crisis global requiere una solución global”, a pesar de que no participaron en el evento los demás 170 países que también son parte de las NNUU; que se diseñará un “plan global de recuperación”, en que ésta sería “inclusiva, verde y sostenible”, por más verdes que estén las medidas que proponen, y “para lo que no solo se tendrán en cuenta los intereses de la población mundial actual, sino también los de las futuras (sic) generaciones”.

Pero hay algunas otras joyas. Dicen que las políticas económicas se conducirán ‘cooperativamente” y se evitarán las “devaluaciones competitivas”, que no habrá cómo detenerlas. También declaran que rechazarán el proteccionismo comercial, que ya estaba en la declaración del G-20 de noviembre del año pasado (realizada en Washington), momento a partir del cual ¡17 de los 20 países del G-20 adoptaron nada menos que 47 medidas proteccionistas! Y hay más medidas ilusas: como aquella que dice que se regulará y supervisará sistemáticamente todas las instituciones, instrumentos y mercados financieros importantes, ¡incluidos los ‘hedge funds’!; o esa otra que propone “adoptar acciones contra las jurisdicciones no-cooperativas, incluidos los paraísos fiscales”, con lo que “la era del secreto bancario” habría culminado; y aún más, la que plantea que es “imperativo… que el capital continúe fluyendo” a los “mercados emergentes y los países en desarrollo”, justo cuando se está retrayendo espectacularmente, por lo que además piden que debe evitarse “el aumento de nuevas barreras a la inversión”; o esa bella propuesta voluntarista para que se invierta “en la seguridad alimentaria de largo plazo”; etc.

Pero las mejores partes del documento tienen que ver con el FMI, que es resucitado de sus cenizas… cual Ave Fénix. Ahora resulta que a la institución se le va a triplicar el ‘capital social’ que maneja y se le asignan nuevas funciones críticas, aun cuando no se han modificado su estructura y esquemas de decisión, tan cuestionados por lo menos desde la crisis asiática. Como dice el propio comunicado: “estamos decididos a reformar y modernizar las instituciones financieras internacionales para asegurar que puedan asistir a sus miembros en los nuevos desafíos que afrontan. Vamos a reformar sus mandatos, enfoque y gobernabilidad, para reflejar los cambios en la economía mundial… en que las economías emergentes y en desarrollo tengan mayor voz y representación”. También se modificarán las cuotas de los países (por supuesto solo de unos cuantos para más) para que tengan mayor participación (aunque EEUU sigue teniendo poder de veto), para lo que han adelantado la fecha de implementación: ¡del 2013 a enero del año 2011! Asimismo los directores del FMI (y el Banco Mundial) “deberían (sic) designarse a través de un proceso de selección abierto, transparente y basado en los méritos”.

Usted me replicará que todas estas propuestas son viables en vista de que en el Comunicado se anuncia que se inyectarán nada menos que 1,1 billones de dólares a la economía mundial. Cifra ésta que no solo es tardía, sino muy pequeña, la que además se desembolsaría en el transcurso del próximo trienio. Ese dinero devendría de las siguientes fuentes: aumento del capital del FMI por US$ 500.000 millones; contribuciones de la Unión Europea y Japón, US$ 100.000’ cada uno, más US$ 40.000’ de China; emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG) por US$ 250.000’; venta de oro e ingresos excedentes del FMI por US$ 6.000’; y el resto… ya se verá. El destino de esos fondos sería el siguiente: US$ 750.000’ para el manejo del FMI, incluidos préstamos concesionales para países pobres y supuestamente sin condiciones; US$ 250.000’ para el financiamiento del comercio global; y US$ 100.000’ para los bancos regionales de desarrollo. Como mera curiosidad, dentro de ese paquete habrán US$ 50.000’ para “protección social”, lo que da una idea cabal de las prioridades del G-20, es decir, de EEUU.




P.D.: Poco después de redactar este texto, hemos podido acceder a una excepcional entrevista ofrecida por Eduardo Galeano sobre el mismo tema y que no se pueden perder (Fuente original: www.aporrea.org/internacionales/n132267.html):

05 de abril 2009. - De "chiste de humor negro" calificó este sábado el escritor uruguayo Eduardo Galeano la decisión del G20 de destinar un billón de dólares a los organismos financieros internacionales para enfrentar la crisis.

"Me han dicho que los van a canalizar a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM). Es un chiste de humor negro, sin duda, no puede ser verdad", afirmó

Para Galeano, la decisión anunciada por el grupo de los 20 significa "burlarse de los burlados", según afirmó el escritor en una entrevista con la agencia de noticias Efe, en México.

Esa medida es "para burlarse de los burlados, para echar sal sobre la herida porque eso no me lo puedo tomar yo en serio", por lo que califica de ilógica puesto que el FMI y el BM no "son organismos internacionales" y ninguno de los dos expresa "la voluntad del mundo, sino la de los amos del mundo, que son los que están empujando al planeta el abismo".

"En primer lugar porque hay una potencia que tiene derecho en los dos, que es Estados Unidos. Y en segundo lugar porque las decisiones las toman en el Fondo Monetario cinco países y en el Banco Mundial ocho".

"Son los que nos han impuesto a nosotros, los del sur del mundo, a través justamente del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, nos han impuesto la religión del mercado, han hecho puré el Estado (...) nos han obligado a bailar salsa al ritmo de la orquesta del Titanic", destacó.

De igual manera, Galeano consideró que "con toda la plata que le están dando a los culpables de la bancarrota universal, recompensándolos por el desastre que ellos mismos ocasionaron, con todo ese dinero se podría acabar con el hambre en el mundo".

Al ser consultado sobre un informe de la ONG Oxfam previo a la cita del G20, según el cual con los 8 mil 420 billones de dólares de dinero público comprometidos por los Gobiernos del mundo rico para el rescate del sector bancario podría eliminarse la pobreza mundial durante los próximos cincuenta años, Galeano indicó que el informe "se queda corto" y agregó que con ese dinero se podría "dar de comer a los hambrientos de aquí a la eternidad con postre incluido".

Lo único positivo que a su parecer se obtuvo de la promocionada cumbre de Londres, es que "al parecer se han puesto de acuerdo todos en que hay que acabar con el secreto bancario".

Con relación a este tema, hizo referencia a la palabras del ex-ministro de Economía uruguayo Ignacio de Posadas, quien rechazó la posibilidad de levantar el secreto bancario arguyendo que el secreto bancario "es un derecho humano", a lo que Galeano calificó como "Una frase inmortal para la antología de la infamia".

P.D.2:
Véase también el artículo de Martin Wolf, “Why G20 leaders will fail to deal with the big challenge”, en Financial Times, marzo 31, 2009 (www.ft.com/cms/s/0/22e0122a-1e1d-11de-830b-00144feabdc0.html?nclick_check=1).


Más información:

La crisis refuerza al FMI y el BM pero recuerda también sus tareas pendientes

Teresa Bouza

Washington, 18 abr (EFE).- La reunión semestral del FMI y del Banco Mundial la próxima semana en Washington encontrará a los dos organismos reforzados por la misma crisis que causa estragos en todo el mundo y embarcados en una reforma que no acaba de cuajar.

Balakrishnan Rajagopal, director del programa de Derechos Humanos y Justicia del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), explicó a Efe que ese renovado protagonismo es especialmente notable en el caso del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Hace un año, señaló, el tema de conversación era si el FMI se había quedado sin negocio. Ahora, es el instrumento central para canalizar préstamos de emergencia hacia los países más debilitados por la crisis.

"Están de vuelta, como dice el propio director gerente del Fondo, Dominique Strauss-Khan", afirmó el profesor del MIT.

El golpe de gracia que consagró el renovado protagonismo del Fondo tuvo lugar durante la reciente reunión del G20 en Londres, en la que se alcanzaron compromisos para triplicar los recursos de la institución, hasta los 750.000 millones de dólares.

El experto del MIT indicó que pese a esa multimillonaria inyección, el FMI y su institución hermana, el Banco Mundial, que también recibió un fuerte espaldarazo del G20, necesitan una reforma profunda para recuperar una legitimidad muy en tela de juicio.

Rajagopal señalaba en un artículo reciente que "no tiene sentido darle más dinero al FMI sin cambiar las estructuras y las ideas que han producido tantos fracasos en el pasado y que son parte de las razones por las que estamos donde estamos".

El FMI y el Banco, que nacieron de las cenizas de la II Guerra Mundial, mantienen una estructura obsoleta que no refleja el actual peso de los países en la economía mundial.

Bélgica, por ejemplo, tiene casi el mismo poder de voto en el FMI que Brasil, pese a que el tamaño de su economía y su contribución al comercio mundial son muy inferiores a los del país latinoamericano.

Colin Bradford, analista del centro de estudios Brookings Institution (Washington), considera también "crucial" que la reunión de los organismos que se celebrará el 25 y 26 de abril en Washington y cuyos actos previos arrancan el martes, impulse la reforma de sus estructuras de gobierno.

En su opinión, resulta clave que Asia, donde se está forjando un nuevo epicentro de la economía global, se convierta en un verdadero socio y en participante con plenos derechos en los dos organismos multilaterales.

Por lo demás, los expertos llamaron la atención sobre la flexibilización en la concesión de ayuda decidida recientemente por el FMI, que aprobó una línea de crédito flexible, cuyos receptores no se verán obligados a implementar reformas para conseguir ayuda, como era habitual en el pasado.

Kenneth Rogoff, profesor de la Universidad de Harvard y ex economista jefe del FMI cree que esa flexibilidad mejorará la popularidad de un organismo denostado en gran parte del mundo en desarrollo pero presenta también un difícil desafío.

"Planean prestar todas esas cantidades de dinero prácticamente sin condiciones", indicó Rogoff, quien se pregunta si eso creará dudas entre el sector privado a la hora de volver a apostar por países en crisis que podrían no hacer, en su opinión, ajustes necesarios.

A diferencia de otros autores, Rogoff considera que muchos de los ajustes eran imprescindibles y precisos para el regreso de los prestamistas.

"Ciertamente hay países que sufren a raíz de un golpe de mala suerte, pero generalmente esa es solo parte de la historia y en general, son necesarios ajustes", indicó el profesor de Harvard, quien añadió: "Lo que me pregunto es si el FMI no es el catalizador de esos cambios, quién lo será".

Rogoff alerta también de la posibilidad de que algunos países sean incapaces de pagar sus deudas, lo que podría perjudicar mucho el actual auge de los préstamos.

Por lo demás, ni Rogoff ni el resto de expertos consultados esperan grandes anuncios de esta reunión, que se considera profundizará en lo tratado en el G20 y aclarará algunos de los detalles que quedaron imprecisos en Londres. EFE


1 comentarios:

JAIME DEL CASTILLO JARAMILLO dijo...

Muy buen artículo, entonces surge la pregunta: Cuál es la propuesta alternativa? ... Porqué con tanta mentira de 'ellos' estando montados sobre un feroz tigre como es la crisis económica mundial???