miércoles, enero 28, 2009

Ecuador: Restricción Administrativa de Importaciones


Acaban de cumplirse nueve años desde que el gobierno ecuatoriano adoptara la dolarización oficial, en su desesperación por acabar con la expectativa de una inminente hiperinflación (1999: 75%; 2000: 95%), en un entorno recesivo (decrecimiento económico del -7% en 1999), tipo de cambio en caída libre (1999: devaluación del 70%) y de quiebras bancarias generalizadas.


Sin embargo, las expectativas que se esperaban de la sustitución plena y abrupta de la moneda nacional (sucre) por el dólar norteamericano no se cumplieron: siguió la volatilidad del crecimiento, la inflación casi todos los años fue superior a la de EEUU y hoy en día, dado que todo el ‘modelo’ se fundamentaba en un alto precio del petróleo, el esquema está haciendo agua por todos lados. Desde hace tres meses se vuelve a hablar de la ‘desdolarización’ de la economía –la que figuraba en el Plan de Gobierno del presente régimen- para retornar a una nueva moneda nacional.


Desafortunadamente aún no están dadas las condiciones para dar ese paso tan complejo, precisamente por la caída estrepitosa del precios del crudo, por las elecciones generales ad portas (abril 26: primera vuelta) y por un amenazante déficit de la balanza de pagos para este año, como consecuencia del excesivo gasto interno, de la crisis financiera internacional y de los rumores en torno a la posibilidad de una forzada desdolarización que ha espantado los capitales y ha engrosado los ‘colchón-bancos’ (el 19 del mes pasado hubo una corrida gigantesca que ha engrosado las cajas fuertes y las fundas de los cojines de las familias).


Cercenadas de jure las posibilidades del gobierno para enfrentar los problemas por medio de las políticas monetaria y cambiaria para sanear este año el fenomenal déficit comercial proyectado del 7,2% del PBI (Exportaciones: 11.200 millones; Importaciones: 14.700’) para el 2009, el gobierno ha iniciado –desde el 15 de este mes- un programa de limitación de las importaciones de bienes de consumo, en la expectativa de reducirlas en casi US$ 1.500 millones. El año pasado habían crecido en 35%, al pasar de 12.900’ a 17.400’ Según estas cifras, estimadas todas por del Banco Central del Ecuador (BCE), este año perderían US$ 1.100 millones de reservas internacionales de libre disponibilidad, a pesar del supuesto bastante exagerado de que los desembolsos por deuda pública externa serían de US$ 1.500’ (la moratoria de un segmento de la deuda externa no debe tener muchas simpatías entre los posibles futuros acreedores y los juicios en Nueva York ya deben estarse preparando).


Son tres los mecanismos específicos que se han determinado para recortar las importaciones. En primer lugar, se aumentarán aún más los aranceles a más de 70 subpartidas, en 30 y 35%, con lo que se reducirían importaciones por US$ 230 millones (y el fisco recaudaría casi 500’). Entre esos productos destacan los aparatos eléctricos, licores, celulares, muebles y artículos de belleza. Segundo: Introducción de tres tipos de aranceles específicos: US$ 10 (36 subpartidas) para cada par de zapatos; US$ diez centavos por kilo para dos partidas menores; y US$ 12 por kilo (255 subpartidas) para textiles y ropa, con lo que se reducirían las importaciones en US$ 280’ (ingreso fiscal esperado: US$ 240’). Finalmente, lo que involucra 270 subpartidas, se han reducido los cupos de importación respecto a los efectivamente realizados el año pasado en US$ 940’ para una serie de productos: 35% menos (cupo: 65%) para CKDs (recuérdese que Ecuador ensambla vehículos) y 30% del valor recortado para animales, frutas, dulces, perfumes, detergentes, etc.


Por experiencia propia y de muchas ajenas, en este país sabemos que esas medidas crearán más problemas de los que habrán de resolver: a pesar del traslado masivo de personal a las fronteras, la corrupción tendrá dos nuevos campos de acción: el contrabando (solo en la frontera con Colombia hay 27 pasos para introducir mercadería subrepticiamente o no tanto) y la asignación de cupos; las retaliaciones de otros países, especialmente de los vecinos, no se harán esperar, en la medida en que las medidas tropiezan con una infinidad de acuerdos internacionales (OMC, CAN, ALADI y acuerdos de complementación y alcance parcial firmados por Ecuador); la esperada sustitución de importaciones quizás se de en algunos casos, pero no será efectiva y menos en un corto plazo; el impacto fiscal será mínimo y la inflación (que el año pasado se aproximó al 9%) aumentará, así como el desempleo; etc.


Es muy probable, por tanto, dadas las evaluaciones trimestrales que una comisión ad hoc hará trimestralmente, que tales medidas no duren más de medio año. Ojalá eso no de pie para desdolarizar desesperadamente la economía, aunque habrá que hacerlo necesariamente en el mediano plazo… cuando se den las condiciones económicas, institucionales y políticas –difíciles de cumplir- para que tenga éxito.





INFORMACIÓN ADICIONAL:


Fuente: Macroconsult, Reporte Semanal, no. 4, enero 29, 2009.


P.D.: (10-02-2009 / 06:00 p.m) http://www.ft-news.com/noticias/100209_n6.htm
Mincetur afirma que aún no tiene problemas de balanza de pagos

EXIGEN QUE ECUADOR REPONGA DE

INMEDIATO PREFERENCIAS ARANCELARIAS

El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) afirmó hoy que Ecuador todavía no pasa por problemas de balanza de pagos por lo que debe reponer de inmediato las preferencias arancelarias a las importaciones peruanas y de los demás países que integran la Comunidad Andina (CAN). "Las autoridades ecuatorianas prevén un problema de balanza de pagos para el 2009 pero en este momento no lo hay", afirmó el viceministro de Comercio Exterior, Eduardo Ferreyros.

El pleno del Consejo de Comercio Exterior e Inversiones (Comex I) de Ecuador adoptó el pasado 19 de enero la Resolución N° 466, que autoriza aplicar una salvaguarda por balanza de pagos, de aplicación general y no discriminatoria a las importaciones de todos los países que ingresan a ese país. Recientemente, el gobierno ecuatoriano afirmó que tomó estas medidas porque su balanza de pagos tiene un déficit de 2,600 millones de dólares, y con las barreras comerciales se pretende cubrir apenas 1,400 millones de esa cifra.

Ferreyros sostuvo que la semana pasada, durante la reunión de alto nivel en Lima, el Mincetur explicó a la delegación ecuatoriana, liderada por la ministra coordinadora de la Producción, Susana Cabeza de Vaca, que al no tener un problema de balanza de pagos podría aplicar esta medida restrictiva a todos los países pero excluyendo a los países andinos.

"Ello en línea con la normativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y con la normativa de la CAN", precisó a la agencia Andina. Refirió que durante la cita, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Mercedes Aráoz, sustentó cómo dicha medida afecta a Perú económica y jurídicamente, por lo que el gobierno ecuatoriano se comprometió a estudiar el caso.

Respecto a la propuesta que hiciera el viceministro de Comercio Exterior de Ecuador, Eduardo Egas, para levantar primero las barreras comerciales globales que aplica desde enero sólo a las importaciones de materias primas provenientes de Perú, Ferreyros aclaró que esto sería insuficiente. “No sería suficiente porque en la lista de 630 productos afectados, casi no hay materias primas”, puntualizó.

En ese sentido, dijo que Perú insiste en su petición de restaurar de inmediato el arancel preferencial que tienen los productos provenientes de la CAN. Asimismo, descartó la segunda posible solución planteada por Ecuador, la de revisar la situación de cada empresa perjudicada y ver un apoyo puntual para cada una.


1 comentarios:

LuchinG dijo...

¿Cuáles serían entonces las medidas correctas?